Regreso al Futuro: La hidromiel

 
 Tanit, Hidromiel Seca de Kami de Deus. Infusionada con naranja y menta.

Tanit, Hidromiel Seca de Kami de Deus. Infusionada con naranja y menta.

Si crees que para beberte un buen vaso de HIDROMIEL has de comprarte un DeLorean vas bastante equivocado… ¡La HIDROMIEL es la bebida alcohólica más antigua conocida por el hombre que se consigue a raíz de la fermentación de una mezcla de agua y miel! Y no, no es necesariamente dulce: puede ser de gusto ligero o más fuerte, dulce o seco e incluso espumoso.

Esta bebida, que a menudo se ha relacionado con dioses y héroes, nunca se dejó de producir, aunque su popularidad bajó significativamente a lo largo de los siglos; hoy en día este trend está cambiando, con la aparición de varios pequeños productores que se están abriendo paso con fuerza en un mercado donde el vino y la cerveza son los reyes del mambo.

La recolección de miel y su posterior fermentación con agua va tan atrás en el tiempo que podríamos decir que es más vieja que la humedad… Se han encontrado pinturas rupestres en la Cueva de la Araña, en Valencia, que datan de 7000 años atrás donde aparecen figuras humanas recolectando miel; incluso es una de las primeras bebidas que se menciona de forma escrita en uno de los textos más antiguos de los que se tiene conocimiento, el Rig Vedá, libro sagrado del Vedismo, datado entre el 1700-1100 a.C. La HIDROMIEL fue una de las bebidas más apreciadas por Egipcios, Griegos (melikraton), Romanos y Mayas. En todo caso al hablar de esta bebida lo primero que viene a la mente a la mayoría de personas son los pueblos nórdicos de la antigüedad: Normandos, Celtas y Vikingos. Éstos últimos la consideraban una bebida sagrada, lo único de lo que se nutría el dios Odín, y la bebida que les esperaba en el paraíso (Valhalla) una vez muertos.

Su desaparición de la franja sur de Europa se debió mayoritariamente a la producción de vino, mucho más rentable desde el punto de vista de la cantidad que puede producir la vid por cada hectárea y a la cerveza: en la edad media se vivió una revolución agrícola que permitió multiplicar exponencialmente la producción de cereal, la base para su producción. El último mazazo llegó en el siglo XVII a raíz de la masiva importación de azúcar desde el caribe, con lo cual hubo menor incentivo de mantener las abejas y la producción de miel bajó en picado.

 
 
IMG_2276.JPG
 

La miel es un producto muy estable, con una concentración de hasta el 80% en azúcares, es higroscópica, es decir, absorbe la humedad y tiene una concentración de agua del 18-20%. ¿Y cómo se produce la HIDROMIEL? Muy fácil, cuando la concentración de agua en la miel supera el 20% se produce fermentación de forma espontánea y con ella, al cabo de un tiempo se obtiene HIDROMIEL; como cualquier fermentación se realiza en recipientes que pueden ser de varios materiales pero que deben de tener una válvula para que el CO2 producido pueda salir. No hace falta añadir levaduras ya que éstas se encuentran presentes en la misma miel, de la misma forma el HIDROMIEL producido de forma industrial es un cero a la izquierda desde el punto de vista nutricional ya que la pasteurización (u otros procesos térmicos) matan la gran mayoría de microorganismos beneficiosos que contiene. Al igual que el vino el HIDROMIEL puede ser madurado (o envejecido), normalmente en barricas de roble, este proceso ayuda a ensalzar los aromas y las características organolépticas de esta bebida.

 
 Sekhmet, Hidromiel seca macerada con especias del norte de africa (bitter). Hidromiel de Kami de Deus

Sekhmet, Hidromiel seca macerada con especias del norte de africa (bitter). Hidromiel de Kami de Deus

 

En cuanto a sus propiedades hay varios estudios aunque el más completo y reciente data del año 2015 y se realizó en Suecia: investigadores de la Universidad de Lund, entre los cuales se debe mencionar Tobias Olofsson, encontraron que el HIDROMIEL no industrial contiene unos trece diferentes tipos de Bacterias Ácido Lácticas (BAL) que pueden matar a patógenos, incluidos algunos resistentes a los antibióticos. La HIDROMIEL es digestivo y relajante, es revitalizante y energético además de tener propiedades enzimáticas que le confiere la fermentación y es una bebida altamente nutritiva.

¿Sabías que…? Según la tradición teutona se debía de consumir HIDROMIEL durante un ciclo lunar para engendrar hijos varones, de ahí viene la expresión usada aún a día de hoy “luna de miel”.

Aprovecha el tiempo y no esperes a morirte: ¡bebe HIDROMIEL que el Valhalla no existe!

 

Si con este articulo te han dado ganas de probar alguna hidromiel no dudes en entrar en nuestra tienda online y pedir alguna de nuestras hidromieles. Aquí tienes un cupón de descuento del 5%:

CODIGO: MEADISBACK


by Enrique Rossi Fernandez