¿Conoces qué son los fermentados?

 
CEBOLLA.jpg

Siempre hemos relacionado la palabra fermentación con el proceso de elaborar la cerveza o el vino, pero este pensamiento  se queda corto para describir esta técnica milenaria y llena de vida.

Segun el activista Sandor Katz , 1962;  “La fermentación es un camino para conseguir conectarnos más con el medio ambiente y con el mundo natural que nos rodea y que está dentro de cada uno de nosotros”.

La fermentación no solo nos permite elaborar bebidas, esta nos ayuda a  conservar alimentos por un largo plazo y participa aportando sabores y texturas exquisitas para nuestro paladar.

Existen diferentes tipos de fermentaciones alrededor del mundo. La fermentación forma parte de su dieta cotidiana, como por ejemplo  en el mundo asiático donde consumen con regularidad fermentados como el kimchi, salsa de soja, sake, miso etc.  En el mundo occidental  se pueden apreciar productos como el queso, yogur, el vino, pero hay una escasa proporción de cantidad comparando con los asiáticos.

 
 
 Verduras encurtidas y miso dulce

Verduras encurtidas y miso dulce

 

La fermentación es una técnica que se lleva practicando a lo largo de la historia  al igual que el secado, deshidratado y el encurtido por lo que se considera una forma de conservación ancestral. Como mencionaba anteriormente el hecho de poder fermentar permite la conservación de los alimentos y la aportación de nuevos sabores y texturas. Uno de los factores que juegan realmente un papel muy importante son los beneficios nutricionales que se añaden durante el proceso de fermentación.  

A través de la fermentación nos adentramos en un complejo universo de diferentes microorganismos, levaduras, bacterias y hongos que convierten este alimento o bebida en algo probiótico repercutiendo asi positivamente en nuestro organismo.

 

¿ QUÉ BENEFICIOS APORTAN LOS PROBIÓTICOS?

Mediante el consumo de alimentos probióticos estos actúan en nuestro organismo de la siguiente manera:

  • Mejoran la flora intestinal.

  • Restauran y mantienen los niveles necesarios de bacterias buenas en nuestro organismo.

  • Mejoran el proceso digestivo y por lo tanto la absorción de nutrientes.

  • Nos sirven de antioxidantes librandonos de toxinas.

Las fermentaciones que encontramos más frecuentemente a nivel gastronómico son la acética (vinagres, kombucha), alcohólica (cerveza, vino, sake), láctica (embutidos, quesos). Existen otras no relacionadas directamente con la gastronomía como la butírica, butanodiólica y propiónica. A través de nuestro contenido os explicaremos más detalladamente en qué consiste cada una de ellas y asimismo acompañándolo de ejemplos creados en nuestro laboratorio.


by Laura Orrego Alvarez

 
Iberian craftIberian Craft